MATTEO MONFERINI NOS HABLA SOBRE EL TRATAMIENTO PARA LAS LESIONES QUE DEJAN LOS MARATONES

MATTEO MONFERINI expresa que las lesiones que dejan los maratones son muy comunes, por lo que, buscar la manera de tratarlas es la mejor opción para volver a la normalidad lo más pronto posible.

Frente a esto, una de las dudas más comunes en cuanto al tratamiento de la lesiones, es la de si aplicar calor o frío a una lesión.

MATTEO MONFERINI indica que el uso de crioterapia o termoterapia, depende mucho del tipo de lesión y del tiempo que ha transcurrido desde que se produjo.

Cuando hay una lesión por contusión o sobresolicitación de nuestro sistema músculo-esquelético que produce muerte de células, inicialmente aparece  dolor, un edema o incluso, un hematoma, y pasados unos diez minutos se produce una vasoconstricción que ayudará a la coagulación de la zona.

Durante los siguientes tres o cuatro días, permanece un enrojecimiento, una temperatura local más alta, tumefacción, dolor o incluso pérdida de función, la posible inflamación de la zona dependerá del daño muscular, de la hemorragia sufrida y de la cantidad de suero filtrado a través de los vasos sanguíneos sanos.

Por lo que, en este tipo de situaciones post-traumáticas agudas es recomendable aplicar frío, así como también es aconsejable su uso en afecciones que cursan con dolor y procesos inflamatorios.

Podemos aplicar frío a muchos tejidos: músculos, tendones, ligamentos, huesos, tejido conjuntivo, vasos sanguíneos e incluso nervios.

Ponerse hielo es la forma más clásica de crioterapia, pero lo realmente efectivo es aplicar frío, no importa en qué formato.

Por su parte, MATTEO MONFERINI indica que en cuanto al calor, los medios termoterápicos se han utilizado desde tiempos muy remotos, pero aún no existe consenso en las metodologías de aplicación.

La termoterapia suele ser más eficaz en el periodo postagudo de esguinces, distensiones y contusiones, es decir, cuando ya han transcurrido al menos 72 horas desde que la lesión se produjo.

El calor tiene leves propiedades curativas, produciendo una relajación general de la tensión y el espasmo muscular. Si se pretende ganar movilidad articular en articulaciones con amplitud limitada, la realización de movilizaciones o estiramientos debe realizarse de forma inmediata al calentamiento de los tejidos.

Ante esto, es importante saber que el calor aumenta la distensibilidad de los tejidos colágenos, disminuye la rigidez articular, reduce el dolor y la inflamación, alivia el espasmo muscular y aumenta el flujo sanguíneo, por esos puede ayudar a tratar diversas patologías.

También es importante conocer que la terapia de contraste o baños de contraste consiste en la alternancia de frío y calor que se utiliza normalmente en el tratamiento de las extremidades.

Está bien documentado que los contrates ayudan en el tratamiento post-traumático, este tipo de terapia estimula el flujo linfático y sanguíneo eliminando los desechos metabólicos, repara el músculo ejercitado y ralentiza el proceso metabólico, reduciendo el edema post-ejercicio.

Así que con esto ya podemos determinar en qué momento utilizar frío o calor en nuestras lesiones, siendo esta una de las opciones de tratamientos para las lesiones que dejan los maratones.